"El canotier, refugio de los colores sangrantes de ilusión"

"Entraba éste sol de otoño por la ventana de los sueños que no caducan y de repente se encontró con aquella imagen viva.

El canotier, refugio de los colores sangrantes de ilusión, jugaba sin cortesia porque sus tonos se habían juntado con el sol; mientras que éste admiraba anoradado el cortejo de aquel canotier con la tarde que se despedía, las sombras incluso festejaban su silueta porque en segundo plano, entendían lo que no se puede entender.

Entraba éste sol de otoño, por la ventana de los sueños que no caducan"

Escribir comentario

Comentarios: 0