Susurraba la tarde...

Hablaba la tarde de aquel momento donde se encontraba con ella misma, sin temblores ni hospicios de todo lo que no estuviera allí.

A su vera, el viento se inclinaba hacia ambos lados, por cortesía quizas, de un idilio que no entendía de formas.

Sutil,muy sutilmente, contestó aquella voz que venía de muy adentro, que todo sería posible,si la tarde se reunía con ella...

Escribir comentario

Comentarios: 0